Peter Pan

Sólo para lograr que Peter Pan volara era indispensable creerlo. Pensar en algo lindo. En un momento feliz. Pero lo más importante de todo era creer en Nuncajamás. Hoy no sé si creo en nunca jamás, tampoco en si puedo volar o si ya me toca caerme al abismo.
Tal vez Peter Pan sea sólo un hombre viejo que un día intentó volar. Tal vez un loco con un síndrome digno de cualquier manicomio. Tal vez alguien que cuando se fumó su primer cigarro perdió el encanto. Tal vez un extraño amante de los niños perdidos.
Creo que más que Peter Pan o campanita hoy soy un niño perdido... Me da miedo. Me aterra dejar de creer en Peter y llegar a la conclusión de que los polvos mágicos sean sólo ingredientes para galletas de chocolate.

1 comentario:

Yaron Gabel dijo...

Bombón tu universo se ajusta basado en tus propias percepciones. Si quieres que el mundo siga siendo mágico, tienes que creer que esos polvos, hacen mas que endulzar tus galletas. Lánzate con los ojos cerrados al abismo y verás que de nuevo puedes volar; si es que te permites darte la oportunidad de ser feliz; albergando en tu corazón, el deseo de cruzar de nuevo por los cielos, libre y alegre como una vez fuiste.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Otros locos


Recent Comments